Historia Canina de Chile

La convivencia entre el Humano y el perro se remonta a mas de 15.000 años , algunos estudios recientes señalan que podría ser incluso hasta 30.000 años. El hecho cierto es que es el Canis familiaris la especie animal mas cercana al hombre, seguida de cerca por los felinos y animales de granja, cuya domesticación es de todos modos posterior.

EL ACUERDOpintura-rupestre-tassili-perros
Al inicio de la domesticación, los perros cumplieron funciones quizás de carroñeros, ayudaban a mantener el espacio limpio y a la vez alejaban posibles depredadores de los nómades humanos. Fruto de esto el perro encontró alimento y albergue , en tanto el humano un aliado en la caza y protección. Esta relación progreso
hasta convertirse en un animal doméstico dependiente. El acuerdo con nuestros ancestros fue: comida, albergue a cambio de protección, ayuda en la caza, hasta cumplir en la actualidad funciones tan variadas como ovejero, detección de drogas, salvamento, rescate y su función mas actual que es de compañía y afecto en el grupo familiar.

LA HISTORIA
Así desde que el hombre comenzó a cultivar la tierra y se asentó en comunidades el perro le acompaño, en los primeros siglos de nuestra era fue importante aliado en la caza y crianza de ganado, símbolo de fidelidad en la edad media y de los bienes mas preciados que un hombre podía tener, junto con un caballo y una familia numerosa que ayudara en las labores de la agricultura.
así los perros obtuvieron cuidados, ya en el siglo 12 se conocen tratados de Albeyteria (conocimientos de de manejos de enfermedades de caballos y ganado)
Hasta que en el año 1792 se funda en Lyon la primera escuela formal de veterinaria, los animales de granja y domésticos comenzaron a ser tratados medicamente.

Al llegar el siglo 19, la revolución industrial llevo grandes masas de gentes a las ciudades a trabajar en las fabricas, se establecieron ciudades, metrópolis que conocemos hasta hoy. Junto con ellos llego el inseparable y fiel Can.
las casas de los obreros era reducidas y ya no había espacio para animales, la proliferación de perros “de calle” rápidamente trajo consigo problemas de salud publica, enfermedades e infecciones, mordidas, hedores e insalubridad.
Hay que recordar en todo caso que las condiciones que vivía la población humana no eran especialmente salubres, baños, alcantarillados, luz, agua potable y medicina no llegaron hasta bien avanzado el siglo 19 o 20, incluso hoy vemos deficiencias en muchos países.

EN CHILE
De3f6a90dac3a6e5ed0690120b109301a7_1Msde la llegada de los españoles tenemos registros de perros que acompañaron la conquista del territorio, ya en la época de la independencia Don Bernardo O’Higgins acorde con los pensami
entos de la época elimina costumbres retrogradas y viciosas como las corridas de toros, peleas de gallos y otras barbaries. Se encarga ya desde los inicios de la patria a naturalistas y pintores que reseñen las bellezas y desventuras de los animales en Chile, entre ellos el mas destacado Claudio Gay.

El naturalista Claudio Gay relata:

“Todos estos perros, como hemos dicho ya en nuestra Fauna chilena, viven bastante miserablemente, faltas las más de las veces de alimento, y sin embargo los campesinos por una preocupación muy general no se permitirían matar uno solo de ellos aún cuando su número se multiplicase mucho. Sólo en las ciudades es donde a causa de la higiene se verifican estas matanzas de perros, antiguamente a palos por los hombres a quienes pagaba la policía y principalmente por los aguateros de Santiago, etc., o los hombres que costeaban los carniceros en Copiapó, etc., a los que por burla se llamaba los mata-perros, y en el día por medio de la estricnina…”

Charles Darwin relata sobre su visita a las cercanías del valle de Copiapó:

“Se acaba de ordenar que todos los perros vagabundos fuesen muertos, y vi un gran número de cadáveres de ellos en el camino. Muchos perros habían sido atacados por la hidrofobia y no pocas personas habían sido mordidas y sucumbieron a tan horrible enfermedad..”

En efecto perros de ciudad y “cimarrones” (ferales o no-domésticos) atacaban esporádicamente a humanos contagiando de la tan temida RABIA o hidrofobia, razón que alentó el despreciable oficio de mataperros, que solían usar, un lazo y garrote, para ir por las calles ejerciendo el vil oficio, hasta las prostitutas de las cercanías del cerro santa lucia eran mas respetadas que estos crueles personajes. (aun en la actualidad existen mataperros en algunos municipios del País)

pero se acercaba el siglo 19 y las corrientes librepensadoras, progresistas e intelectuales de inspiración europea comenzaron a abogar por tratos éticos o al menos humanitarios para los animales, uno de los primeros don Benjamín Vicuña Mackenna, quien fundara la sociedad protectora de animales.

A principios del siglo 20, en 1915 otro Prócer Don Carlos Puelma Besa funda en Valparaíso la sociedad protectora de la ciudad, siendo en la actualidad la mas antigua de chile y Sudamérica. En sus inicios nació para ayudar a caballos y asnos que abundaban en tareas de carga en el puerto.Perreramunicipalcrematoriozigzag1965

El tema RABIA fue sin duda alguna la principal preocupación de la autoridad en controlar el tema perros, así durante unos 150 años la captura y eliminación fue EL MÉTODO usado por el estado de Chile para enfrentar el problema, la fatídica perrera elimino miles de perros, sin solucionar el origen del problema, la reproducción.
Así llegamos a los tiempos actuales donde el vinculo Humano-perro se ha deteriorado, les hemos abandonado, millares de ellos deambulan en busca de alimento, cariño y albergue.
Los humanos hemos pasado de sociedades mas familiares y extensas a vidas ocupadas y sin tiempo ni espacio para preocuparnos de otros, menos de animales..
Esta ruptura del acuerdo, del vinculo, donde dejamos a los perros a su suerte en nuestras grandes ciudades ha generado el creciente descontrol en las poblaciones trayendo consigo lamentables situaciones de maltratos, crueldades, abandono, abusos y animales que deambulan sufrientes por nuestras calles.

En las ultimas décadas han nacido innumerables agrupaciones y fundación preocupadas por el bien Animal, siempre con recursos limitados y necesidades infinitas han podido sobrellevar la pesada carga emocional que significa ver cientos de casos y abusos, se debe destacar que hasta hace pocos años, las instituciones de bien animal no podían postular a ningún fondo del estado, por no estar catalogados como bien destinado a las personas.
Cosa que comenzó a cambiar el año 2013.